¿Y Ana?, ¿Cómo está Ana?

Siempre preguntaba por ti, Ana.  Y después recitaba de carrerilla los nombres de todas las educadoras y educadores del Arca… y eso que ya no se pasaba por el centro. Llevaba la cuenta mejor que nadie en Nazaret… y casi nunca contestaba una pregunta.

Y ya no nos lo vamos a encontrar más, ni habrá que darle el parte de los nuevos y las nuevas, de los hijos y de las hijas…

… le echaremos de menos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.