Según los Estatutos, constituye la misión de la Asociación:

“Acompañar a las personas de Nazaret que se encuentran en situación de  desigualdad en su desarrollo personal y social, trabajando para reducir el riesgo  de exclusión social desde una perspectiva globalizadora e integral; de modo que  se promueva así la construcción de un barrio y un entorno social más justos y  solidarios.”

La promoción de la igualdad entre mujeres y varones, a través del equilibrio entre los miembros de la Asociación y la intervención socioeducativa con la infancia,  juventud y familias destinatarias, es un eje estratégico y una apuesta  ideológica de la entidad que vertebra el trabajo de la misma a través de sus  programas, proyectos y acciones.

En consonancia con lo anterior la entidad procedió a Promulgar el I Plan de Igualdad, siendo uno de sus objetivos el  FOMENTAR LA FORMACIÓN A LOS MIEMBROS DE LA ENTIDAD EN TEORÍA FEMINISTA, ANDROCENTRISMO Y PATRIARCADO y para su consecución se acordó facilitar información y bibliografía a través de la web de la Asociación sobre cuestiones de igualdad.

Transcurridos tres años hemos evaluado dicho plan y, en consecuencia, elaboramos el II Plan de Igualdad que también tenéis disponible en esta página.

Esperamos que esta documentación sea de vuestro interés.

POSICIONAMIENTO DE LA ASOCIACIÓN SOBRE EL USO NO SEXISTA DEL LENGUAJE

Somos conscientes y compartimos con las “Recomendaciones para un uso no sexista de la lengua” y la Instrucción 06/2020, de 28 de julio, de la Dirección General de Infancia y Adolescencia, las instrucciones relativas a la correcta utilización de la terminología en materia de infancia y adolescencia, que existe sexismo lingüístico y que hay que denunciarlo, pero dichas propuestas, no solo no eliminan el sexismo en el uso de la lengua, sino que son contraproducentes desde el punto de vista del feminismo de la igualdad. A continuación enumeramos algunas cuestiones que las ejemplifican: 

  • El rechazo al uso del género gramatical masculino en su valor de no marcado obstaculiza el sujeto abstracto sin adscripciones genéricas, la posibilidad de un discurso universal, neutro en cuanto al sexo.
  • Se refuerza el solapamiento entre lo humano y lo masculino al interiorizar que el género gramatical masculino siempre se refiere a varones.
  • Se dificulta la visibilidad de las mujeres en los discursos como individuos en relación a la clase universal.
  • El uso de la duplicación refuerza la diferencia por razón de sexo en todos los ámbitos, como si siempre fuera relevante.
  • Contribuye a entender la igualdad enmarcada en la identidad de género y no en la identidad individual al margen del sexo.
  • Induce a pensar que hay dos formas distintas de ser o estar: la masculina y la femenina, dos categorías diferentes y homogéneas internamente.
  • Se sustituye lo genéricamente humano por una especie de suma o complementariedad de perspectiva masculina y femenina.
  • Nombrar a las mujeres con el género gramatical femenino redunda en la sobrecarga de identidad sexual femenina que ya tienen los discursos androcéntricos al no separar en ningún momento su posición social de su condición sexuada.
  • No permite visibilizar a las mujeres en pie de igualdad, restringe el sentido de lo que se dice al ámbito colectivo de mujeres.

Por ello nos alineamos con las “recomendaciones” de otros autores:

  1. Eliminar la redundancia en la identificación sexual al hablar de las mujeres, nombrarlas destacando su posición social como individuos.
  2. Aplicar a las mujeres el género gramatical masculino en su valor de no marcado cuando lo exija la situación de comunicación para situarlas como individuos en relación con la clase universal.
  3. Marcar semánticamente el género gramatical masculino cuando un texto se refiere solo a varones para impedir el solapamiento entre la clase referencial de varones y la clase universal. 
  4. Potenciar la tendencia lingüística de comunizar, de adoptar una forma única para los apelativos de persona, ocupar el significado de las palabras en vez de crear un nuevo significante.
  5. Construir un referente universal sin exclusiones en los discursos universales.

[Para más información: https://www.sexismoylenguaje.com/ ]